Chuletón de Ávila.

Al recibir el pedido, se corta el “chuletón” y se envasa al vacío para que conserve todas sus propiedades.